Bienvenidos

Desde la Junta de Gobierno de la Hermandad de la Santa Cruz de la Calle Sevilla y en nombre de todos los hermanos de esta Centenaria corporación, os damos nuestra más cordial bienvenida a este blog, que con seguridad nos servirá a todos para conocer mejor nuestra Hermandad y su vida asociativa, y así enriquecernos a nivel personal y colectivo.

lunes, 14 de agosto de 2017

Día de la Virgen.


El día 15 de agosto de 1991, tuvo lugar, en la Función Principal de Instituto de la Santísima Virgen del Valle, el acto de hermanamiento entre la Antigua, Real e Ilustre Hermandad de la Santa Cruz de la Calle Sevilla y la de nuestra querida Patrona, la Santísima Virgen del Valle. 


El acto, novedoso en aquel momento, era, no obstante un acto largamente anunciado, como hemos titulado. Muchos habían sido hasta dicho momento los actos en los que las dos hermandades habían dado muestras de su fraternal unión. La elección de la Sagrada Imagen de Nuestra Señora del Valle en el año 1952 como Imagen que presidiera la insignia mariana por excelencia, el Simpecado que se realizó cuatro años después del traje de plata de la Santa Cruz, y el mismo año que se estrenaba la carreta del Rocío, tuvo mucho que ver, desde luego en el acrecentamiento de los vinculos entre las dos hermandades que iban a quedar unidas para siempre en el terreno devocional. 


La presencia de la Santísima Virgen del Valle junto a la Santa Cruz, determinó incluso el nacimiento en el seno de nuestras fiestas, de un acto dedicado a Ella, cual es el de la ofrenda de flores, que empezaría a realizarse desde la misma década de los años cincuenta del pasado siglo y continúa en la actualidad con más esplendor y significado aún si cabe. 


Muy especial fue tamién la primera visita de la Santísima Virgen del Valle a nuestra Capilla en el año 1974 en el traslado tradicional de finales de agosto. Aquella primera vez tuvo un significado especial que siempre quedará en la memoria de quienes lo vivieron y en el anhelo histórico de quienes no pudieron vivirlo por razones de edad, emoción contenida, eso sí, que se renueva cada vez que la Madre visita nuestra casa. 


A los pies de la Stma. Virgen en su torreón almenado, estuvo la Santa Cruz, en la Santa Misa de acción de gracias celebrada en otoño del año 1973, como así mismo volvió a estar en dicho lugar en el año 2003 con ocasión del Centenario de la Aprobación Canónica de nuestra Hermandad, en un Solemne Triduo en el mes de diciembre. E igualmente, con motivo de su coronación Canónica y durante el tiempo que la Stma. Virgen permaneció en la parroquia, en el año 2011, se situó nuestra Amantísima Titular sobre las propias andas de la Stma. Virgen realizando de este modo su Triduo Anual en una bellísima estampa. 


Momentos puntuales todos ellos, cargados de una profunda significación y que han de ser leídos bajo el prisma una unión o hermanamiento que primero tuvo lugar en la esfera de los 
sentimientos de los fieles, y que, posteriormente fue rubricado y sellado por los representantes de las dos corporaciones que simplemente dieron fe de lo ya existente, otorgando carta de naturaleza a dichos sentimientos y a dicha realidad. 


Se cumplió el pasado año 25 años de aquel documento que dejaba para la historia una parte de nuestra historia. 


Pero aquel hermanamiento no vino solo. Precisamente y porque Dios escribe recto siempre, aquel hermanamiento tuvo lugar con el nacimiento del Grupo Joven de la hermandad (JOPI), quien no dudó desde su nacimiento en nombrar a la Santísima Virgen del Valle como su protectora, figurando de tal modo también en el Guión de la Agrupación, junto a nuestra Santa Cruz. 


Dos devociones y dos hermandades encargadas de su culto, unidas primero en el sentir profundo de los fieles, y unidas después corporativamente, sellando y refrendando lo que antes unió el sentimiento y el amor. 


Bendita inspiración la de aquellos quienes en 1952 buscaron en la Imagen Sagrada de la Santísima Virgen del Valle, el óvalo perfecto para presidir su Simpecado, para ser Embajadora en la Ofrenda de Flores, cerrar nuestra procesión en aquellos años, representar a María en la Procesión Eucarística del Corpus Christi y para acompañar siempre, en definitiva a Nuestra Amantísima Titular en el Calvario de de Amor de su Camarín. A los pies de la Santa Cruz, dicen las Escrituras, se encontraba María. A los pies de nuestra Santa Cruz, está María, la Reina del Valle. Ruega siempre por nosotros. 


“De pie a tu derecha, está la Reina enjoyada con oro de Ofir” (Salmo 44)


José María Márquez Pinto - Secretario Hermandad Santa Cruz de la Calle Sevilla.
Publicación Hermandad Virgen del Valle Agosto 2017.

jueves, 10 de agosto de 2017

Reina de la Fiestas 2018.


En la tarde del pasado día 9 de agosto, la presidencia de nuestra Hermandad se desplazaba hasta el domicilio de la Srta. Ana María Vázquez García para hacerle entrega de la carta que daría paso a su próximo reinado en las fiestas del año 2018.

Todo un año de ilusiones y preparativos el que comienza con la entrega y visita protocolaria de la Hermandad a su futura reina, dando continuidad así a esta vieja tradición piompera.

Desde aqui desear a nuestra próxima reina y su familia, que disfruten ampliamente de cuanto les queda por vivir en este año que será, sin duda, un año de ilusión ahora y de recuerdos para siempre.

miércoles, 12 de julio de 2017

Fallece Paquita Rico, quien presidió la procesión de la Santa Cruz en 1955.


El pasado día 10 de julio, fallecía en Sevilla, su ciudad de origen  Francisca Rico Martínez, Paquita Rico.

La célebre actriz y cantante, de gran popularidad en la década de los años cincuenta del pasado siglo XX, presidió la procesión de la Santa Cruz de la Calle Sevilla en el año 1955, en un claro precedente de lo que vendría a ser, cinco años más tarde, la actual figura de la Reina de las Fiestas que aparece por primera vez en 1960.

Paquita Rico, aparece así ligada a la Historia de nuestra querida Hermandad, y por ende, a la de nuestro pueblo de La Palma, como precursora de una figura de especial relevancia para la ciudad como es la figura de la Reina de las Fiestas.

Entre las antiguas "mayas" del siglo XIX, y la figura del "Hermano Mayor" a principios del siglo XX, Paquita Rico pasó a ser el punto de inflexión del cual nacería poco después, la actual figura de la Reina de las Fiestas de la Santa Cruz en la vertiente en la que hoy la conocemos.

Coincidió su visita y la presidencia de la función y procesión de la Santa Cruz, con una época de esplendor en la Hermanad, que acababa de celebrar el Cincuenta aniversario de su erección canónica en 1953, y que contó con una  importantisima repercusión a nivel nacional en aquella década de oro, con el nombramiento de ministros como hermanos honorarios, reportajes en el NODO, programas radiofónicos en Radio Nacional de España, etc.. etc.. Todo ello propiciado, sin duda, por la llegada en 1948, del traje de plata de la Santa Cruz y el relanzamiento de una hermandad que ya en 1953 había celebrado un Cincuentenario.

Descanse en paz Francisca Rico Martínez, Paquita Rico, ligada a la historia de La Palma por obra y gracia del Santo Madero que desde siglos se veneraba en la Calle Sevilla y que situaba a La Palma y a su hermandad crucera en lo más relevante del panorama nacional.



lunes, 3 de julio de 2017

No es una despedida, pero te echaremos de menos, amigo.


Sabemos que nunca te irás.


Llegaste con la Brigada hace unos diez años. Un pueblo más, un destino más, con la banda de música a amenizar unas fiestas de mayo. En la otra punta, en un rinconcito de esta España a la que con honor y valentía sirves y defiendes.

Ninguno sabíamos lo que encontraríamos.

Ni nosotros sabíamos que encontrariamos un hombre íntegro, recio y afable a un tiempo, con un corazón en el que la palabra ENTREGA lo llena todo, porque obras son amores. Ni tú, probablemente sabrías que encontrarías a una Cruz hermosa como ninguna, que te atrapó para siempre y te hizo de los suyos, ganándote la batalla de la devoción y el amor al mayor símbolo del Cristiano.

La Santa Cruz te hizo suyo, y fuiste y serás por siempre uno de los nuestros.

Nos has demostrado con creces tu ilusión, tu cariño, tu entrega, tu amor desmedido por nuestras cosas, por nuestras fiestas, por  nuestra Cruz, que es la tuya.

Han sido muchos años con nosotros, una relación que hemos visto crecer año a año hasta llegar al culmen máximo en el gesto del pasado año, cuando tu último fin de semana antes de marchar de misión al Líbano preferiste venir a La Palma a encomendarte a la Santa Cruz, antes incluso que estar con tu familia, en tu hogar. Cinco días después, marcharías por seis meses a aquellas lejanas tierras a defender los valores en los que crees y por los que juras morir si necesario fuere.

Nunca faltaron los detalles y atenciones para instituciones y palmerinos, no sólo de la Brigada, sino también tuyos.

Ahora, cambias de destino. La patria, nuestra patria te reclama a otros menesteres a los que servirás con la misma entrega que hasta ahora en cuanto tu país te ha pedido. Ello hará que no vuelvas en la forma en la que has hecho cada mayo hasta ahora desde hace una década. Sí. Probablemente no volverás como hasta ahora.Pero en el fondo estarás siempre.

Por eso no es una despedida. Tu voz resonará al final de la diana en esa "Oración Paracaidista". Tus vivas se alzarán desde el cielo que veas. En él siempre, la silueta magnifica de la Cruz de Plata que te hizo suyo.

No, sabemos que no es una despedida, pero te echaremos de menos, amigo.

Gracias por todo José María Alvaro Torres.